Preservación de Microorganismos

 In Sin Categoría

Elección de la técnica adecuada

Los microorganismos son esenciales en el trabajo de numerosos laboratorios; se utilizan para la obtención de medicamentos, elaboración de alimentos como el pan, queso, licores y más; fabricación de solventes y reactivos, e investigaciones en general.
La biotecnología, una ciencia que crece cada vez más, nos ha obligado a buscar formas de mantener los cultivos microbianos de manera que las propiedades que los hacen importantes permanezcan estables.

foto articulo 1

La conservación de las cepas microbianas no es tarea fácil, ya que se debe garantizar la viabilidad, preservar los niveles de su productividad inicial y salvaguardar la pureza genética del cultivo sin perder ninguna de sus propiedades bioquímicas; por lo que es indispensable que elijamos la técnica correcta en función al tipo de cultivo, susceptibilidad del microorganismo al proceso de conservación y tiempo de preservación.

El método de conservación que se elija debe garantizar la supervivencia de al menos 70% de las células por un periodo de tiempo considerable, sin alterar la información genética en las células. De acuerdo a la Federación Mundial de Colecciones de Cultivos (WFCC por sus siglas en inglés) se deben elegir al menos dos métodos para garantizar la seguridad y minimizar la posibilidad de pérdida o deformaciones. Sin embargo, en casos como las líneas celulares, donde sólo se puede utilizar la congelación, se recomienda guardar duplicados en diferentes congeladores.

Las técnicas de preservación de microorganismos se dividen en 3 categorías, de acuerdo al tiempo en que las células permanecerán viables.

foto articulo 2

A corto plazo, un método común es el subcultivo; que consiste en el repique periódico del cultivo en un medio nutritivo fresco. Una vez desarrollados los cultivos, se mantienen a 4⁰C durante lapsos que van entre 15 días y dos meses. Sin embargo esta técnica presenta algunos inconvenientes, entre los cuales están: Incremento de la posibilidad de mutación con cada transferencia, riesgo de contaminación y alteraciones en el medio de cultivo, durante la etapa en frío, que produce una desecación gradual del mismo.
Otra técnica es el mantenimiento bajo una capa de aceite, consiste en cubrir completamente el cultivo después de su desarrollo en un medio sólido, con una capa de aceite mineral o vaselina estéril; sin embargo algunos autores sostienen que en estas condiciones, los microorganismos pueden seguir reproduciéndose y podrían aparecer mutaciones.

Para mediano plazo, hablando de 2 a 5 años, se puede utilizar la desecación en diferentes soportes (arena, sílica, gel) donde se detiene el crecimiento debido a la eliminación del agua disponible; así como el almacenamiento en tierra, parafina líquida o suspensión en agua estéril.

Para largo plazo se utiliza la congelación, ya sea en un ultra congelador o mediante nitrógeno líquido y la liofilización. Estas son las mejores técnicas ya que minimizan al máximo el riesgo de cambio genético y las mantienes viables por 10 años o más.
La congelación es una técnica muy popular, ya que la actividad metabólica de la célula se reduce considerablemente a muy bajas temperaturas, lo cual la convierte en un método muy recomendable para preservación a corto y largo plazo.

imagen articulo 3

En esta técnica, el cultivo se crece hasta la fase estacionaria, etapa en donde las células son más resistentes y soportan más la congelación y la subsecuente descongelación.
Las células a congelar pueden ser resuspendidas directamente en un agente crio protector o se puede agregar el mismo como aditivo al medio de cultivo. El más utilizado es glicerol al 10% o el dimetil sulfóxido, aunque también funcionan la sacarosa, glucosa, lactosa etc. Estos agentes protegen a los microorganismos durante el proceso, al reducir la velocidad de congelación de los componentes de la célula microbiana.

Este método no requiere mucha mano de obra, y los equipos utilizados son fáciles de mantener pero si se presenta una falla eléctrica o mecánica puede perderse todo el trabajo. Por lo que a la hora de elegir el equipo a utilizar asegúrese de que cuenta con alarmas para avisar de cualquier problema en el funcionamiento, incluso de forma remota en caso de que no haya nadie en el laboratorio, algunos equipos pueden notificar vía email al usuario o técnico. También asegurarse de que se cuenta con batería con suficiente potencia para mantener la temperatura por largos periodos de tiempo, y de ser posible contar con respaldos de gases como CO2 o Nitrógeno

Se recomienda conservar las células a temperaturas por debajo de los -70⁰C, ya que a temperaturas más altas ocurren recristalizaciones, que pueden ser letales para las células.

Cabe mencionar que cada grupo microbiano es diferente y no se pueden utilizar los mismos criterios al elegir el método de preservación de cada uno, por lo que debe revisarse la literatura disponible sobre el microorganismo que se está utilizando. El conocimiento de las características del cultivo es esencial en la elección de un método.

Si desea saber más acerca de la conservación de la muestra, mediante el método de congelación, no deje de inscribirse a nuestro gran evento este próximo septiembre; habrá pláticas técnicas y talleres prácticos de las técnicas más utilizadas en el laboratorio. Inscripciones e información en https://metrixlab.mx/Metrix2.0/

Recent Posts

Start typing and press Enter to search