¿Por qué las abejas son importantes?

 In newsletter

Las abejas participan en un importante proceso que es la polinización. La polinización es necesaria para la reproducción de las plantas, por lo que las plantas dependen de las abejas y otros insectos como polinizadores.

La polinización ocurre cuando a una abeja, que colecta el néctar y polen de una flor o planta, se le adhiere algo de polen de los estambres (órgano reproductor masculino de la flor) a los pequeños pelitos en su cuerpo. Cuando la abeja llega a otra flor, algo de este polen es frotado en el estigma o en la punta del pistilo (órgano reproductor femenino de la flor). Cuando esto ocurre, la fertilización es posible y una fruta con semilla puede desarrollarse.

Las plantas confían en las abejas y otros insectos para lograr su reproducción, para lo cual se han adaptado con el tiempo, se han hecho más atractivas para poder tentarlos. Por ejemplo, el olor de una flor puede tener un atractivo partícular para las abejas y sus colores brillantes pueden atraerlas.

 

Newsletter marzo METRIX Laboratorios

Abejas buenas polinizadoras

Las abejas individuales tienden a centrarse en un tipo de flor a la vez, lo que significa que es más probable que el polen de una flor se transfiera a otra flor de la misma especie por una abeja en particular. Muchas plantas requieren este tipo de distribución de polen, conocida como polinización cruzada, con el fin de producir semillas viables. El negocio de recolectar el polen requiere mucha energía, y así que muchas flores atraen y también recompensan abejas con el néctar, una mezcla del agua y de los azúcares producidos por las plantas.

¿Qué hay de los abejorrros?

En comparación con otros insectos polinizadores como las abejas, los abejorros son polinizadores muy eficaces. En primer lugar, porque trabajan rápido (visitan, por ejemplo, el doble de flores por minuto que las abejas), y debido a su tamaño, pueden transportar cargas relativamente pesadas, lo cual les permite realizar largos viajes de recogida. Además, debido a su tamaño relativamente grande logran un mejor contacto con los estambres y pistilos, que los insectos más pequeños.

Por otro lado, los abejorros son menos exigentes en lo que se refiere a las circunstancias bajo las que han de trabajar. Al contrario de, por ejemplo, las abejas, los abejorros se encuentran más a gusto en los invernaderos y túneles, especialmente en áreas reducidas. Los abejorros siguen trabajando a temperaturas relativamente bajas (alrededor de 10°C) y baja intensidad de luz. Ni el fuerte viento, ni la llovizna son excusa para dejar de trabajar.

Una ventaja importante de los abejorros es la ausencia de un sistema de comunicación. Las abejas se comunican entre sí por medio del llamado baile de las abejas, para informar sobre la presencia de cualquier fuente de comida atractiva, distinta al cultivo en el que se requieren sus actividades de polinización, a consecuencia de lo cual las abejas abandonan colectivamente el cultivo. Los abejorros no disponen de un sistema de comunicación de este tipo. Si un abejorro encuentra una fuente de comida atractiva en otro sitio, no podrá informar a sus compañeros. Por ello, los abejorros seguirán trabajando en el cultivo en el que se requieren sus servicios.

Otra ventaja que ofrecen los abejorros en comparación con las abejas y que se evidencia especialmente en los cultivos frutales, es el hecho de que no se limitan a un área específica del cultivo. Cambian más a menudo y con mayor facilidad de árbol que las abejas. Esto beneficia la polinización cruzada que suele ser necesaria en frutas (especialmente cuando dependen del polen de “árboles polinizadores” especiales).

Los factores que afectan la polinización

Las poblaciones de abejas silvestres y otros insectos se han vuelto insuficientes para polinizar los cultivos en la mayoría de las zonas agrícolas del mundo y su disminución se debe por alguna o por todas las razones siguientes:

1.- El cultivo intensivo ha eliminado o disminuido los lugares naturales de anidar o invernar.

2.- Los insectos han muerto por el uso indiscriminado de insecticidas.

3.- Las flores de las cuales se alimentan se destruyen con herbicidas o cultivos.

Mientras que muchos países tropicales mantienen todavía pequeños campos de cultivos con gran variedad de plantas que crecen en gran proximidad, la gran mayoría ha cambiado sus hábitos de cultivo con extensiones muy grandes de cultivos individuales que hace insuficientes a los polinizadores. La tendencia a cultivar en área compactas concentra gran disponibilidad de polen y néctar para los polinizadores, pero por tiempos muy cortos, una vez pasado el periodo de floración, son incapaces de sostener la fauna nativa.

4.- Las condiciones ambientales como la distancia. En algunas ocasiones las abejas pueden volar hasta 8 km de distancia en la búsqueda de alimento, la carga que la abeja tiene que llevar es la miel en su estómago, el néctar o agua que se requiere por la colmena y en sus patas traseras el polen que será usado para alimentar a las crías, por lo que la cercanía del huerto debe ser la menor posible.  La temperatura es otro papel importante, las abejas mantienen una temperatura en la colmena entre 36-38ᵒC durante todo el año. En invierno las abejas se concentran en el interior de la colmena y mueven los músculos que usan para el vuelo para evitar que las crías se enfríen y mueran, no volaran al exterior con temperaturas menores a 9ᵒC. Con el aumento en el calentamiento global, los días se vuelven más calurosos en primavera y verano, por lo que, si la temperatura sobrepasa los 38ᵒC, las abejas se acomodan en fila para poder disipar el calor de la colmena, otras abejas irán por agua para colocarla sobre la colmena, sea absorbida y disipe el calor. Por lo que el número de abejas destinadas para ir a buscar polen va a disminuir. El viento también afecta el vuelo de las abejas; con velocidades de viento superiores a los 25km/hr las abejas suspenderán el vuelo. La velocidad de vuelo de una abeja oscila entre los 11-29 km/hr con o sin carga. Los días lluviosos también suponen un impedimento para que las abejas salgan al campo a recolectar néctar y polen, pues la lluvia moja sus alas e impiden que pueda volar.

abeja-polinizador METRIX Laboratorios

De ahora en adelante tendremos que ver a las abejas de forma distinta pues su papel en la polinización es muy importante, de ellas depende la continuidad de cultivos frutales como los almendros, manzanos, ciruelos, perales, durazneros, cerezos, kiwis, berrys; de leguminosas forrajeras como alfalfa, de cultivos hortícolas (semillas) como col, zanahoria, coliflor, pepino, cebolla, berenjena. De oleaginosas como girasol. Si las abejas desaparecen, los insectos restantes que también participan en la polinización serán incapaces de cubrir la demanda y esto ocasionará una disminución en las cosechas de nuestra comunidad. Tomemos conciencia de la importancia de las abejas y procuremos su bienestar, si eres agricultor alterna cultivos para que las abejas tengan alimento todo el año y no por temporada y elimina los pesticidas nocivos.

Referencias

https://www.koppert.es/polinizacion-abejorros/polinizacion-natural/por-que-abejorros/#c26039

http://www.canr.msu.edu/nativeplants/pollination/

http://www.bees.techno-science.ca/english/bees/pollination/default.php

Manual de Polinización Apícola (SAGARPA)

 

Recent Posts

Start typing and press Enter to search