¿Cómo limpiar el microscopio?

 In Sin Categoría, Todas

Todos tenemos un microscopio en nuestro laboratorio, algunos son muy sencillos como los escolares y otros incluso pueden ser invertidos; sin embargo todos están compuestos de muchas piezas que requieren un mantenimiento adecuado.

En primer lugar debemos tener en cuenta que el peor amigo de un microscopio es el polvo, por lo que siempre debe colocarse la funda protectora cuando no esté en uso. Las partículas de polvo son muy peligrosas cuando se adhieren a los lentes, pues por un lado pueden rayarlos de forma irreparable, o bien hacernos cometer errores en la observación al hacernos creer que vemos cosas que en realidad no están en la muestra en sí, sino en el lente; lo mismo puede ocurrir con las huellas dactilares, por lo que se debe tener cuidado de nunca tocar ni los objetivos ni los oculares con la mano.

Otras fuentes de suciedad pueden ser las partículas de cristal que suelta el portaobjetos, escamas de piel del técnico, pelusas de ropa, líquido seco que quedó pegado y aceite de inmersión que no se lavó adecuadamente.

El reto es limpiar las superficies ópticas, sin dañarlas, sin dejar residuos de los agentes de limpieza, y hacerlo rápido para no permitir que el polvo ingrese al interior del microscopio.

Para realizar la limpieza es preferible no utilizar guantes con talco, ya que suelta partículas como las mencionadas anteriormente.

El primer paso es eliminar todas las partículas de polvo con un soplador de polvo, no con aire comprimido, como el que utilizamos para limpiar el teclado de la computadora, ya que dejan residuos difíciles de remover.

Como hablamos al principio, hay diferentes tipos de suciedad que provienen de diferentes fuentes, algunas son solubles en agua y otras no; por tal motivo primero hay que limpiar los lentes con agua destilada y si no se consigue deshacerse 100% de los residuos de suciedad, entonces tendremos que utilizar una solución limpiadora, que puede ser adquirida con su proveedor de material o bien preparar una con líquido lava vajillas y agua destilada, a una proporción de 5 a 10 gotas de líquido por 10ml de agua; en caso de preferir esta última opción, se recomienda preparar la solución al momento de la limpieza, y no almacenarla para utilizarse en un futuro.

Posteriormente, exhalar un poco de vapor sobre la superficie, con cuidado de no salpicar saliva y pasar un hisopo de algodón extra puro, seco.

Si cuenta con residuos grasosos, será necesario utilizar un solvente, pero no cualquiera; el xileno y etanol pueden dejar residuos, la acetona daña los plásticos y los adhesivos de los lentes, la mejor opción es utilizar hexano analíticamente puro.

Para limpiar, hacer movimientos en espiral del centro del lente y hacia la orilla, el hacer movimientos en zigzag sólo esparcirá la suciedad.

limpieza de microscopio

Nunca debe intentar limpiarse con pañuelos desechables secos, esto podría rayar los componentes; no exhalar mientras hay líquido en los lentes, para no crear películas.

Para evitar que el equipo se ensucie, mantenga cerrada la distancia inter pupilar y coloque los protectores contra polvo de los oculares que deben venir incluidos en la caja. Si la zona es muy húmeda se debe colocar el microscopio cerca del aire acondicionado, o bajo una lámpara infrarroja para no fomentar la proliferación de hongos.

Sin embargo es importante recalcar, que aunque se cuiden todos los detalles, aún se debe hacer una limpieza con frecuencia y para garantizar que el microscopio funciona perfectamente bien. Sin duda estos equipos son muy sensibles, por lo que si no tiene  a nadie en el laboratorio capacitado para realizar estas limpiezas, puede contactar al departamento de servicio técnico de METRIX, quienes con gusto lo harán por usted. Puede contactar a nuestros ingenieros en servicio@metrixlab.com.mx

 

Fuente: Manual de limpieza Carl Zeiss

Recent Posts

Start typing and press Enter to search