Campanas de Flujo Laminar

 In Sin Categoría, Todas

¿Cómo realizar la limpieza y evitar la contaminación?

Las campanas de flujo laminar son instrumentos que se utilizan principalmente para trabajar en ambientes libres de contaminación microbiológica; y para garantizar esto, no basta con tener un producto de calidad con filtros adecuados, sino que tenemos que mantener el equipo limpio en todo momento.
Lo ideal es utilizar el líquido recomendado por el fabricante, pero también se pueden utilizar desinfectantes genéricos o alcohol etílico al 70%. Lo más importante es que nunca se use agua y jabón.
Recordemos que en ocasiones se trabaja dentro de la campana con material biológico, químicos corrosivos u organismos infecciosos, por lo que aquel que realice la limpieza de la campana debe colocarse guantes, lentes, cubre boca, bata y zapatos cerrados. Si en el laboratorio se trabaja con vapores nocivos, será necesario utilizar una máscara.
Antes de iniciar es necesario prender la campana y dejar que el aire empiece a circular por lo menos 5 minutos para dejar que se equilibre. Mientras tanto se puede hacer una inspección visual de la cabina, buscar manchas, escombro o material que se haya dejado olvidado ahí; es recomendable nunca dejar material en la campana pues pueden ser foco de contaminación; sin embargo, si a la hora de la inspección encontramos algo ahí, este material deberá meterse a esterilizar al autoclave.

Todas las manchas y salpicaduras deben limpiarse con el líquido desinfectante o el alcohol al 70%, y con ayuda de unas toallitas estériles como kimwipes. Sacar las rejillas por donde corre el aire y superficies de trabajo y limpiarlas de la misma manera. No se recomienda tallar mucho, pues podría generar ralladuras; si hay manchas rebeldes se puede verter una cantidad generosa de desinfectante y dejar actuar por 15 minutos.
Al terminar de limpiar la parte interna, hay que repetir el procedimiento en la parte externa, teniendo especial atención en las zonas que están en contacto regular con los reactivos o con el personal, como son mangueras o apoya brazos.
Dejar secar la campana al aire, reemplazar la cubierta y encender la luz UV dejándola actuar por al menos 15 minutos. Es importante prevenir a los compañeros sobre este procedimiento, pues lo ideal es que nadie se exponga a la luz UV por tiempo tan prolongado.
Este debe hacerse de forma periódica, ya que si se genera contaminación, será necesario realizar una fumigación, la cual deberá ser realizada por un experto lo que genera costos y retraso en el trabajo.
Todo el material necesario para limpiar la campana lo encuentras en Metrix Laboratorios; para más información mercadotecnia@metrixlab.com.mx

Recent Posts

Start typing and press Enter to search