Calibración, Ajuste y Desempeño de Micropipetas

 In Sin Categoría, Todas

Newsletter Enero-01

Diferencias y aplicaciones en las micropipetas 

Para antes de los años 80´s ya habían aparecidos los primeros estándares para pipetas operadas con la mano. Además de Alemania y Gran Bretaña, Estados Unidos publicaba, por esos años, sus “Directrices NCCLS para determinar el rendimiento de los equipos volumétricos”. Coincidiendo con el nacimiento de la Organización de Estándares  Internacionales (ISO) y la Sociedad Americana para pruebas y materiales (ASTM). La mayoría de estos estándares describen el método gravimétrico y las condiciones adecuadas para probar las pipetas.

Debido a que la norma Alemana DIN y la Americana ASTM manejan tolerancias distintas, se creó la norma ISO 8655 aplicable a todos los aparatos operados por pistón; y al día de hoy todos los fabricantes de micropipetas  se basan, o deberían basarse, en esa norma para establecer los estándares que garantizan la calidad de sus productos.

A partir de la creación de esta norma se empezó a diferenciar entre las pruebas de funcionamiento del producto y las pruebas de aseguramiento de la calidad realizadas por el fabricante. Y también se establecieron distintos métodos para realizar dichas pruebas. Más aún, hay una clara diferencia entre el nivel de desempeño que la pipeta debe tener cuando deja la fábrica (en condiciones controladas) y el desempeño que es posible alcanzar por el usuario en condiciones no controladas, con técnicas de pipeteo del operario no siempre pulidas, y con el líquido utilizado que rara vez es agua purificada.

Análisis de desempeño   

Es importante entender la diferencia entre calibración y análisis de desempeño, porque ambos conceptos tienden a entenderse como calibración, cuando en realidad son muy diferentes.

El análisis de desempeño es la prueba del funcionamiento per se, se verifica que el instrumento trabaja correctamente y se utiliza ya sea el método gravimétrico o fotométrico. Normalmente, esta prueba se realiza una vez que el producto sale de la línea de producción y garantiza que se cumple con los estándares estipulados por la norma. En caso de que la pipeta no cumpla con las especificaciones, esta tendrá que ajustarse, calibrarse y probarse de nuevo. Una vez que se tengan resultados aprobatorios se emite un certificado de desempeño o control de calidad para cada pipeta por separado.

Así que es muy importante comprender, que el documento que viene dentro de la caja de nuestra micropipeta nueva no es una calibración, sino un documento que garantiza que el instrumento dejó la fábrica en condiciones  aprobatorias según la norma.

Calibración

Calibración es comparar contra un estándar o un patrón. Es decir que mediante el método gravimétrico o fotométrico se compara el volumen real que dosifica la pipeta, contra el estándar internacional. Por ejemplo, el display de la pipeta muestra 10µl pero en realidad pipetea en promedio 10.2µl. Si la diferencia es pequeña se puede descartar y dar por aprobado, sin embargo si el resultado es muy grande, el producto no puede pasar la calibración.

Este concepto se aplica igual en volumen, temperatura, peso etc. En el caso de las micropipetas, el volumen se puede ajustar, lo que no es el caso de otros productos como los matraces volumétricos o las masas.

Esto quiere decir que si la pipeta no pasa la calibración, el movimiento del pistón es ajustable y podemos llevar la pipeta a volúmenes correctos nuevamente. Sin embargo no todos los laboratorios de calibración dan este servicio; por lo que es obligación del usuario solicitar a su proveedor de servicio que en caso de que la pipeta no pase la primera calibración, se realice un ajuste. También cabe mencionar que si la pipeta está rota, dañada o sus partes internas ya están muy deterioradas, puede ser que el ajuste no pueda realizarse y sea necesario repararla.

Lo más importante de la calibración es entender que no cualquier persona o laboratorio está facultado para hacerla. El laboratorio debe estar acreditado, y en México, la entidad encargada de dicho control es la EMA (Entidad Mexicana de Acreditación). Hay muchos factores que deben tomarse en cuenta a la hora de calibrar volumen y micro volumen, las condiciones ambientales deben estar controladas, las técnicas de pipeteo del operario deben ser las correctas, los cálculos de incertidumbre deben estar probados, los instrumentos con los que se hacen las pruebas (tales como balanzas) calibrados, entre otras cosas; y por eso es sumamente importante que el usuario no ajuste su pipeta por su cuenta, y mande siempre sus instrumentos a laboratorios acreditados.

Para conocer la lista de laboratorios acreditados, puedes ingresar a la página de EMA www.ema.org.mx y consultar la lista del área específica de tu interés.

En Metrix también podemos darte el servicio de mantenimiento y calibración acreditada de micropipetas de todas las marcas, a través de KALYVAL; para más información ponte en contacto con tu ejecutivo de ventas, o visita www.kalyval.com.mx

 

 

Recent Posts

Start typing and press Enter to search