Manejo y Clasificación de Materiales Peligrosos en el Laboratorio 

En todos los laboratorios se utilizan reactivos químicos en mayor o menor medida, sin embargo la utilización de estos productos conllevan riesgos de causar un accidente, afectar la salud y dañar el medio ambiente.

A pesar de que cada reactivo, por su naturaleza específica, puede ser más o menos peligroso, nunca hay que subestimar su peligrosidad o los daños que puede causar en nuestro cuerpo; es importante prevenir los accidentes y no hacernos conscientes de los riesgos hasta que algo sucede.

Los accidentes más comunes en el laboratorio, derivados de la utilización de reactivos son:

* Quemaduras  químicas.
* Lesiones en la piel y los ojos por contacto con productos químicamente agresivos.
* Intoxicación por inhalación, ingestión o absorción de sustancias tóxicas.
* Incendios, explosiones y reacciones violentas.
* Exposición a radiaciones perjudiciales

Mientras que la corrosión, explosión y los incendios son riesgos claramente perceptibles, la toxicidad de un compuesto químico suele resultar menos evidente. El procedimiento más seguro para evitar sus efectos consiste en no permitir que ninguna sustancia extraña a nuestro organismo, penetre en él. Merece la pena señalar que el globo ocular es la zona corporal a través de la cual las sustancias químicas se absorben más rápidamente. Por lo que es indispensable el uso de lentes de seguridad, guantes y cubre bocas en los casos que así lo ameriten

Muchas substancias orgánicas no son corrosivas y no queman e incluso no parecen tener efectos serios a simple vista; sin embargo dichas substancias se absorben por medio de la piel causando severas consecuencias, como reacciones alérgicas o dermatitis aguda. Los guantes protegen contra algunas sustancias, sin embargo hay otras tantas que pueden penetrarlos sin ni siquiera notar un deterioro físico; si el guante entra en contacto con algún reactivo debemos quitarlo inmediatamente, lavar las manos con abundante agua y colocar un nuevo par.

Otros riesgos o accidentes relacionados a este tipo de productos se dan por el mal manejo o incorrecto almacenaje de los mismos. Los factores que deben tomarse en cuenta son: la peligrosidad intrínseca de los productos, la cantidad almacenada, el tipo y tamaño del envase, la ubicación del almacén, la distribución dentro del mismo, su gestión, el mantenimiento de las condiciones de seguridad y el nivel de información de los trabajadores o usuarios.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el almacenamiento prolongado de productos químicos presenta ya por sí mismo un riesgo, puesto que pueden tener lugar reacciones de polimerización o de descomposición, con la formación de peróxidos inestables, o con acumulación de gas por descomposición lenta de la sustancia que llegue a romper el recipiente, el cual también puede envejecer volviéndose más frágil y romperse.

Según la norma Mexicana NOM-052-SEMARNAT-1993 los residuos peligrosos se clasifican según el código CRETIB (corrosivo, reactivo, explosivo, tóxico, inflamable y biológicos infeccioso)

Un residuo se considera peligroso por su corrosividad cuando presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

  • En estado líquido o en solución acuosa presenta un pH sobre la escala menor o igual a 2.0, o mayor o igual a 12.5.
  • En estado líquido o en solución acuosa y a una temperatura de 55 °C es capaz de corroer el acero al carbón (SAE 1020), a una velocidad de 6.35 milímetros o más por año.

 

Un residuo se considera peligroso por su reactividad cuando presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

  • Bajo condiciones normales (25 °C y 1 atmósfera), se combina o polimeriza violentamente sin detonación.
  • En condiciones normales (25 °C y 1 atmósfera) cuando se pone en contacto con agua en relación (residuo-agua) de 5:1, 5:3, 5:5 reacciona violentamente formando gases, vapores o humos.
  • Bajo condiciones normales cuando se ponen en contacto con soluciones de pH; ácido (HCI 1.0 N) y básico (NaOH 1.0 N), en relación (residuo-solución) de 5:1, 5:3, 5:5 reacciona violentamente formando gases, vapores o humos.
  • Posee en su constitución cianuros o sulfuros que cuando se exponen a condiciones de pH entre 2.0 y 12.5 pueden generar gases, vapores o humos tóxicos en cantidades a 250 mg de HCN/kg de residuo o 500 mg de H2S/kg de residuo.
  • Es capaz de producir radicales libres.

 

Un residuo se considera peligroso por su explosividad cuando presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

  • Tiene una constante de explosividad igual o mayor a la del Dinitrobenceno.
  • Es capaz de producir una reacción o descomposición detonante o explosiva a

25°C y a 1.03 kg/cm² de presión.

 

Un residuo se considera peligroso por su inflamabilidad cuando presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

  • En solución acuosa contiene más de 24% de alcohol en volumen.
  • Es líquido y tiene un punto de inflamación inferior a 60°C.
  • No es líquido pero es capaz de provocar fuego por fricción, absorción de humedad o cambios químicos espontáneos (a 25°C y a 1.03 kg/cm²).
  • Se trata de gases comprimidos inflamables o agentes que estimulan la combustión.

 

Un residuo con características biológico infecciosas se considera peligroso cuando presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

  • Cuando el residuo contiene bacterias, virus u otros microorganismos con capacidad de infección.
  • Cuando contiene toxinas producidas por microorganismos que causen efectos nocivos a seres vivos.

 

Según la Norma oficial Mexicana NOM-114-STPS-1994 en concordancia con el sistema Internacional HMIS (Hazardous Materials Identification System) los reactivos o materiales peligrosos se clasifican por colores y grados según su peligrosidad, y esto debe estar especificado en la etiqueta del producto para su correcto manejo y almacenamiento

Existen 4 colores:

Azul: Riesgos a la salud

Rojo: Riesgo de Inflamabilidad

Amarillo: Riesgo de reactividad

Blanco: Cuidados especiales

 

Y existen 4 grados de Riesgo:

4: Severo

3: Serio

2: Moderado

1: Ligero

0: Mínimo

Leyendas de Materiales Peligrosos

En caso de que el manejo de esa sustancia requiera la utilización de equipo de seguridad, tales como lentes, guantes, respirador, botas etc; debe también especificarse en el etiquetado

En el almacenamiento de los productos se debe prestar cuidadosa atención al acomodo, ya que hay sustancias que pueden reaccionar de forma negativa al entrar en contacto

Los explosivos y comburentes deben estar aislados, es decir sólo se pueden almacenar explosivos con explosivos y comburentes con comburentes sin estar en contacto con ninguna otra sustancia. En cambio los corrosivos y nocivos pueden estar cerca de cualquier sustancia, a excepción de los mencionados anteriormente.

En conclusión el manejo de reactivos en el laboratorio es indispensable, pero no debe dejarse del lado la seguridad, en medida que conozcamos la clasificación del producto que manejamos y las normas de seguridad que aplican, cuidaremos la integridad física de nuestra persona, nuestros compañeros y de nuestro trabajo.

Una de las formas más comunes de estar expuestos a materiales peligrosos es por el derrame de los mismos, ya que no pueden limpiarse de forma normal,  y es por esto que en el mes de Mayo, en la compra de cualquier producto de la línea J.T Baker estamos regalando un Kit de Seguridad contra derrames de material peligroso, sólo en METRIX LABORATORIOS